jueves, 27 de mayo de 2010

de Bucólica P, Erika

Espasmo – tu recuerdo circular.
El deterioro y mi infancia
La evocación incesante
el desplome
La llaga espiral… morosa
Mi rancio navío / tu recuerdo
Comunicarte entre mis humos
ésta sola imagen
pálida, desolada
Se palpa la llaga, comunicarte
por instinto
Mi anonimato
Se palpa el dolor
¿también acaso
la vehemencia del exilio?
Esta insomne noche
Estas

Yacente en tu materia
Tu dolor

Lejos ojos dan sosiego
Pienso en tu corpórea distancia
Tu prisión

¿Qué absurdas deudas saldas?
Pagando el goce en vida.

Tal vez el amor

de Bucólica P

Cierro los ojos
proyectan histeria
Mi laberinto divino
las caídas
amores y desventuras.
Mi ánima pendiente
entre espacios de fábula
prende de esta partitura.
Tú ondulante palabra
Tema perpetuo
Condena pendiente
El escalón, mi minúsculo espacio
Aquí me tienes,
expuesta a las punzadas de mi vientre etéreo
un mordisco infectado donde
deambula mi descender.
Piel traicionada, enferma
escamas indignas remueven neblinas
Hastiadas
de las barajas del azar.

sábado, 8 de mayo de 2010





Es tóxico el habitad donde desfallezco
esta censura y enmudecer
Aquí en mi inútil asfixia
contradictorio deleite, el abrigo.
Untándome de intriga que extingue
los orines absurdos de la arpía.
La áspera escena del sopor estropeado
la burla, en pedazos.
Tu ritual
la pulcritud de tus huellas de humo.
El rabo macerado del enigma
Umbral de tu plegaria
magullada en mi tóxico,
me intrigó
tú censura.

Abre Comillas.

Inmóvil disputa,
ácida punción
Tú hórrida
lengua terrena
despierta cúmulos de sentidos.
Navegar entonces en secretos, direcciones furtivas
disolverme en la duda
sometida, yo.
Antepongo entonces indignos murmuros.
En cúmulo, en biología, pechos,
sueños...
El deleite, la huída convirtiéndose en fragmentos
Tú, litigante.
Absurdo precario de percepciones e ingenio
Hipnóticas tus moscas.
Poeta áspero
Los rezos delirantes de tu memoria
quedaron absortos.